10 temas que no debes tratar nunca con tu jefe

Son muchos los tipos de relación que puede existir entre un empleado y su jefe. Las hay muy frías y las hay muy estrechas. Pero sean como sean, nunca hay que perder de vista que es tu jefe y por tanto hay que andarse con pies de plomo para algunas cosas como los temas que hablas con él ya que algunos pueden comprometerte. Hemos seleccionado diez, a ver qué te parece.

Político hablando con los medios de comunicación. Microgen (iStock)

Político hablando con los medios de comunicación. Microgen (iStock)

1. Fútbol.

Bien… el fútbol siempre genera tensión en las tertulias a no ser, claro está, que tu interlocutor sea del mismo equipo que tú. Si tu jefe no lo es, lo mejor será pasar de puntillas por este tema y tratar de morderte la lengua y aguantarte las ganas de contestar mal si él te ‘chincha’ por algo.

2. Política.

Pues el caso de la política es parecido al del fútbol. Si estáis en la misma onda, perfecto (aunque aquí siempre hay mayor posibilidad de discrepar). Pero es mejor correr un tupido velo cuando los asuntos políticos salen a la palestra. Podría incluso condicionar la percepción que de ti tiene tu jefe e incluso actuar de forma diferente y hasta perjudicarte. No debería ser así, es cierto, pero ocurre, desgraciadamente.

3. Religión.

Acabamos ya con nuestro trío de temas polémicos tanto con tu jefe como en la cena de Nochebuena. La religión es uno de ellos también. Sobre todo si uno de los dos es totalmente ateo y el otro no (da igual la religión). Esto afecta mucho a los modos que cada uno puede tener de ver la vida, la familia, las relaciones… y claro, se crean muchas fricciones.

4. ‘Líos amorosos’ en el trabajo.

En otra de las cuestiones en las que no deberías meterte es en revelar y valorar los posibles líos amorosos que haya entre tus compañeros de trabajo. No suele ser bueno para la imagen de nadie que te pongan la etiqueta de ‘portera’ o de ‘chivato’. Si él tu jefe quien te los cuenta, trata al menos de no valorarlos ni entrar en ese juego, simplemente no le des importancia.

5. Condiciones laborales.

Tema peliagudo… ¿crees que puedes estar continuamente quejándote a tu jefe? Pensamos que no. Y más si los términos de tu queja no están a su alcance, es decir, que no puede darles solución, pero por otro lado estás poniendo a parir a la empresa y a otros jefes por encima del tuyo.

6. Horas extra.

“Yo tal día hice no sé cuántas horas de más”, “eso es mentira”, “ese día me fui más tarde”… la dinámica del reproche en relación a tus horas efectivas de trabajo no puede ser beneficiosa para ti. No se trata de agachar la cabeza pero no se puede reprochar a posteriori, hay que hablar las cosas de otra forma.

7. Vida privada.

Tu jefe puede saber si estás casado o soltero y asuntos generales de tu vida privada pero realmente no creemos que le interese con quién te acuestas, si sales mucho de fiesta, si tienes tal o cual afición o cuáles son tus hábitos, porque puede tener algún prejuicio contra todo ello que, probablemente, no sea beneficioso para la relación entre ambos.

8. Otras fuentes de ingresos.

A tu jefe tampoco le debe interesar si tú, al margen de ese trabajo, tienes otras fuentes de ingresos como colaboraciones, o cualquier otro tipo de empleo relacionado o no con tu sector.

9. Otros compañeros.

Antes hablábamos de que no te convenía que te colgaran la etiqueta de ‘cotilla’ o ‘chivato’, y esta es una variable de ambas. No te pongas a ‘rajar’ de tus compañeros con tu jefe porque no sabes qué tipo de relación pueda tener con ellos y a lo mejor metes la pata con alguno. Y no nos referimos esta vez a ‘cotilleos’ sino a valoraciones de sus quehaceres laborales en la empresa.

10. Salud.

Otro de los temas que pueden comprometerte es lo referente a tu salud. Tu jefe no es el médico y es mejor no tratar con él esos aspectos porque puede tener prejuicios acerca de ellos. Por ponerte un ejemplo… no parece conveniente que tu jefe sepa que has contraído una enfermedad de transmisión sexual, por irnos a un caso algo extremo pero que puede ocurrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies