5 formas de relajarte y descansar para continuar con tu jornada partida

 

Quienes tienen horario partido en el trabajo suelen mirar con envidia a los afortunados que tienen jornada intensiva, sobre todo cuando ésta no se reduce únicamente a los viernes y/o a los meses de verano. Tener un horario laboral con jornada partida significa muchas veces tener que comer en el trabajo o en un bar o restaurante cercano y, también en muchas ocasiones, significa que vamos a salir más tarde de lo que nos gustaría porque el tiempo que tenemos para comer es mayor del que realmente necesitamos.

formas de relajarte

En función del tipo de trabajo y de la empresa, el tiempo libre que tenemos entre el final de la mañana y el principio de la tarde puede variar entre una y tres horas (por ejemplo, en los comercios que por la mañana cierran a las 14:00 y por la tarde vuelven a abrir a las 17:00). El tiempo del que dispongas a mediodía te marca las formas de relajarte que tienes a tu alcance, pero también hay otros factores que influyen como la distancia con otros lugares y tu economía. En función de estos elementos, puedes optar por alguna de estas formas de relajarte para afrontar de la mejor manera posible tus tardes en el trabajo:

 

1. Dar un paseo

La opción más sencilla para relajarnos después de una intensa mañana en el trabajo es también la que olvidamos hacer con más facilidad: dar un paseo. Si no sales en todo el día de tu centro de trabajo, aunque sólo sea un rato después de comer, tu jornada de trabajo se te hará todavía más larga de lo que ya es. Así que por tu salud física y mental, ¡sal a dar un paseo!

 

2. Nadar

Si tienes tiempo a mediodía y tienes cerca algún polideportivo con piscina, puedes aprovechar para ir a nadar, practicar ejercicio (con 30 minutos es suficiente) y desconectar de todo. Sin duda, la natación es de una de las mejores formas de relajarte.

 

3. Técnicas de respiración

Estaría muy bien que pudieses hacer ejercicios de relajación en el trabajo en tu tiempo de descanso para liberar el estrés acumulado. El problema es que no es fácil -ni conveniente- ponerse a hacer ejercicios de relajación delante de todo el mundo en la oficina, pero al menos siempre podemos practicar técnicas de relajación que no necesiten mucho movimiento, como cerrar los ojos y sentir que controlamos nuestra respiración inspirando profundamente y exhalando el aire poco a poco.

 

4. Pilates

Ir al gimnasio a mediodía está también entre las formas de relajarte que tienes a tu alcance, pero el relax llega después de meterte caña en el gimnasio… igual que el cansancio. Si vas al gimnasio, fenomenal, pero piensa que después te queda toda la tarde por delante en el trabajo. Quizá hacer pilates sea más relajante (y le venga mejor a tu espalda) que hacer alguna actividad de cardio o musculación.

 

5. Hipopresivos

Los hipopresivos están cada vez más de moda y, aunque es verdad que la mayoría de las personas que realizan gimnasia hipopresiva son mujeres, sus beneficios también pueden ser útiles para los hombres. Una o dos sesiones semanales de hipopresivos pueden ser una excelente manera de relajarte y cuidar tu cuerpo a mediodía antes de retomar tu jornada de trabajo partida.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies