¿Qué consecuencias legales puede traer mentir en el currículum?

 

En el blog de Oficina Empleo te hemos contado recientemente 10 aspectos que deberías quitar de tu currículum ahora mismo. Uno de ellos -y uno los más importantes- eran las mentiras. Cuantas más mentiras pongamos en nuestro currículum, más posibilidades habrá de que nos pillen mintiendo y, por tanto, más fácil será que nos descarten automáticamente del proceso de selección. Lo que menos le puede gustar a un reclutador de personal en una entrevista de trabajo -y en general, a cualquiera de nosotros- es que le intenten engañar.

mentir en el currículum

Un reclutador de personal descubre una mentira en el currículum de un candidato (iStock)

Es más, aunque no nos pillen mintiendo en la entrevista de trabajo por falta de pruebas y logremos conseguir el puesto de trabajo al que optamos, puede que descubran nuestro engaño cuando ya estemos trabajando en la empresa. Y eso, probablemente, significará nuestro despido -en este otro artículo del blog de Oficina Empleo te explicamos los tipos de despido que hay en España-.

Sin ánimo de ser alarmistas, hay otra razón más para no mentir en el currículum: las consecuencias legales derivadas de un posible engaño. Lógicamente no nos van a meter en la cárcel si decimos en nuestro currículum que tenemos un nivel alto de inglés cuando en realidad no es así -una de las mentiras más comunes en un currículum-, pero sí podemos tener problemas si, por ejemplo, nos inventamos titulaciones que no tenemos.

Es el caso de una trabajadora contratada por el Ayuntamiento de Lleida para trabajar como monitora de patinaje en un colegio. La mujer llegó a falsificar un certificado oficial de monitora de patinaje artístico expedido, en teoría, por la Federación Catalana de Patinaje, para apoyar la supuesta veracidad de los datos que en realidad se había inventado en el currículum. ¿La consecuencia? Una condena de 6 meses de prisión por un delito de falsedad en documento oficial.

Algo similar ocurrió con un hombre que se sirvió de un carné oficial de instalador que era falso para conseguir un puesto de trabajo. Después de que la empresa le contratara, su engaño fue descubierto y también tuvo consecuencias: la Audiencia Provincial de León le condenó en primera instancia a 9 meses de prisión.

Seguro que tus posibles mentiras en el currículum no llegan tan lejos ni tendrían esas consecuencias legales, pero aun así es preferible no mentir en el currículum, sino potenciar nuestras virtudes y, si acaso, maquillar nuestros posibles puntos débiles. Así evitaremos estar más nerviosos de lo normal en una entrevista de trabajo, que nos descarten del proceso de selección si nos pillan mintiendo o que nos despidan una vez que nos han contratado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies