empleo en el extranjero
Entrevista de trabajo | Oficinaempleo.com

Listado de recursos

Entrevista de trabajo, ¿qué es y para qué sirve?

La entrevista de trabajo es una de las herramientas más utilizadas en los procesos de selección de personal. La entrevista de trabajo sirve como primer punto de encuentro entre el solicitante y el responsable de recursos humanos de la empresa, de ahí que sea fundamental una preparación previa y un esfuerzo por parte del solicitante en cuanto a vestimenta y a actitud se refiere, a fin de causar una buena, o muy buena, impresión a su interlocutor.

La entrevista de trabajo suele consistir en una sucesión de preguntas y respuestas y, a veces, también en la realización por parte del solicitante de una prueba escrita (psicotécnico, prueba de redacción, test de actualidad, etc.)

Aunque habitualmente la entrevista de trabajo se realice en alguna sala o despacho destinada a tal fin, en ocasiones, también puede realizarse vía telefónica.

La finalidad de la entrevista de trabajo es que la persona responsable de la contratación – normalmente el responsable de Recursos Humanos- amplíe información sobre el solicitante y despeje las posibles dudas que haya entorno a su candidatura. Se trata de un encuentro cuyo gran objetivo es extraer información adicional a la que se ofrece en el curriculum vitae.

 

Fases de la entrevista de trabajo

1. Preparación

La finalidad de la entrevista de trabajo para el entrevistado ha de ser conseguir convencer al entrevistador de la idoneidad de su candidatura. Para conseguir dicho objetivo es fundamental preparase adecuadamente para el encuentro. En este apartado es imprescindible tomar nota de los siguientes puntos:

  • Recordar el nombre y el cargo de la persona que va a llevar a cabo la entrevista.

  • Informarse adecuadamente de la empresa (a qué se dedica, quién forma la junta directiva, en qué países está presente, etc.) y del puesto vacante. De este modo se demuestra interés por el puesto y por la empresa y se puede defender más fácilmente la candidatura.

  • Llevar encima, al menos, dos currículum vitae y estudiárselo al detalle. La información que se da durante la entrevista de trabajo al respecto de los conocimientos o experiencia laboral de uno, debe coincidir a la perfección con lo que se muestra en el curriculum vitae.

  • Preparar posibles preguntas. Es difícil predecir con exactitud qué se va a preguntar en la entrevista, pero es bueno prepararse previamente dos o tres preguntas generales que suelen ser comunes a casi todas las entrevistas de trabajo. ¿Por qué consideras que deberíamos seleccionarte?, ¿Cualidades y defectos? ¿Por qué te gustaría trabajar aquí?, ¿Qué podrías aportar a la empresa? etc. Para evitar la improvisación al máximo posible lo mejor es realizarse a uno mismo un análisis DAFO (Debilidades, Fortalezas, Amenazas y Oportunidades) a través del cual podamos:

    • Remarcar las fortalezas

    • Proponer soluciones a los puntos débiles

    • Convertir las amenazas en oportunidades


  • Relajarse y mantenerse mentalmente ágil. Descansar bien, no tomar demasiada cafeína y procurar realizar ejercicios que agilicen la mente; lectura, crucigramas, etc.

  • Cuidar el aspecto. Es importante vestirse de manera correcta sin que ello implique perder la personalidad de cada uno. También es importante ir vestido de acuerdo al puesto por el que se opta. Si el puesto para el que se presenta la candidatura es el de director o responsable del departamento de comunicación, lo lógico es ir con traje de chaqueta o similar. Si el puesto que se oferta es de creativo, no es necesario llevar traje, una vestimenta más informal será mucho mejor recibida.
    En términos generales, en relación a este punto es importante recordar además que siempre es mejor pecar de discreto que de llamativo y que hay que acudir aseado pero sin abusar de perfumes, ni maquillaje.

  • Ser puntual. No llegar con demasiada antelación. Si se va a llegar tarde por cualquier motivo es fundamental avisar con la debida antelación del retraso.

  • Acudir solo a la entrevista. La compañía de familiares, pareja o amigos demuestra falta de personalidad.

2. Desarrollo

A lo largo de la entrevista de trabajo se realizan diferentes preguntas, y aunque algunas vayan a ser más sencillas y menos comprometidas que otras, siempre aconsejamos actuar de la siguiente manera:

  • Generar un clima agradable. Imprescindible ser amable y cordial con el interlocutor, así como mostrar una actitud positiva.

  • Responder con naturalidad, sin demostrar nerviosismo y, sobre todo, sin mentir, ni exagerar.

  • Esperar a que la pregunta esté totalmente formulada antes de dar la respuesta. Escuchar con atención tanto las preguntas como cualquier comentario que pueda surgir en la entrevista.

  • No hablar en exceso. Expresarse con claridad y concisión. No responder de forma excesivamente escueta, pero tampoco alargar innecesariamente las frases. Para esto, es importante pensar antes de responder ya que esta técnica, aunque básica, ayuda no enredarse hablando.

  • Tratar de usted al entrevistador a menos que él, expresamente, solicite un trato más coloquial.

  • Cuidar el lenguaje corporal. Es importante sentarse adecuadamente, evitar moverse en exceso y gesticular demasiado. No cruzar los brazos ni poner los codos encima de la mesa.

  • Cuidar el lenguaje verbal. Evitar las muletillas y los dejes. Procurar hablar de forma pausada y en un tono no demasiado bajo. En este sentido, evitar expresiones radicales como “siempre” o “nunca” así como palabras demasiado rebuscadas.

  • Responder a todas las preguntas. No negarse a contestar nunca. Si se trata de una pregunta incómoda, lo mejor es contestar de forma pausada y educada que no se considera relevante dicha pregunta para la selección del candidato.

  • Evitar hablar mal de las empresas en las que se ha trabajado con anterioridad.

  • Evitar mostrar desesperación por la obtención del puesto de trabajo. Mostrar entusiasmo es positivo, pero no se debe suplicar el puesto de trabajo.

  • Mostrar interés. Realizar las preguntas, siempre de forma educada, que se consideren oportunas para despejar todas las dudas que se puedan tener en relación al puesto de trabajo.

3 Seguimiento

Es aconsejable que una vez realizada la entrevista de trabajo, el candidato envíe al entrevistador/es una carta o un email de agradecimiento por haberle recibido y por haberle tenido en cuenta durante el proceso de selección.
Tener este gesto con la empresa puede hacer que un candidato se diferencie positivamente del resto de solicitantes.

Además de la carta de agradecimiento, es aconsejable, ponerse en contacto con la empresa pasados unos días a fin de preguntar si ya se ha seleccionado o no al candidato. Esto debe hacerse de la forma más educada posible y, sobre todo, sin mostrar desesperación por el puesto ni demasiada insistencia por saber cuál es la decisión del comité de selección. También es importante realizar este contacto ya que denota por parte del candidato un alto nivel de proactividad e interés.