¿Cómo influye tener el carnet de conducir para encontrar empleo?

Guía de ayudas y subvenciones disponibles en España en 2019
Descarga tu guía GRATIS

Encontrar un empleo es, a priori, una de las principales metas de gran parte de la población. Por este motivo, son cada vez más las personas que poseen un currículum de lo más completo donde la formación y el conocimiento de varios idiomas son las principales bazas. Sin embargo, en ocasiones, las empresas buscan otro tipo de detalles que pueden hacer destacar a un candidato frente a otros. Uno de ellos es el hecho de tener el carnet de conducir. Esta información en el currículum del trabajador puede marcar la diferencia en un momento en el que un único detalle puede decantar la balanza a su favor. De hecho, en algunos trabajos será un requisito indispensable.

Carnet de conducir para trabajar (Pixabay)

Carnet de conducir para trabajar (Pixabay)

El carnet de conducir tipo B es el más habitual y contar con él demuestra a la empresa que el trabajador tiene la capacidad necesaria para conducir un coche en cualquier situación. Por tanto, en trabajos de comercial, repartidor o transportista el hecho de contar con un tipo de carnet de conducir adecuado permitirá poner al trabajador en el radar del seleccionador. Asimismo, disponer de un coche propio abrirá aún más las puertas en empleos donde el trabajador se encuentre obligado a desplazarse. Son datos a los que en muchas ocasiones no se les presta una atención suficiente y pueden ser, en definitiva, el factor decisivo a la hora de ocupar las plazas de trabajo.

Y es que, entre las numerosas ventajas que ofrece disponer de un carnet de conducir, la libertad de desplazamiento destaca notablemente. De hecho, este dato ayuda a solicitar puestos de trabajo en ciudades o zonas bastante lejanas al lugar de residencia, ampliando así las oportunidades laborales antes inaccesibles y dejando claro la disposición y el compromiso del trabajador. Del mismo modo, el vehículo propio dota de flexibilidad horaria, disponible de ese modo para cualquier turno de trabajo. Aunque al principio parezca extraño, aprender a conducir acaba siendo una inversión de futuro por lo que es recomendable comenzar en la autoescuela más cercana lo más pronto posible.

Tipos de carnet que posibilitan el empleo

A pesar de que el carnet de conducir tipo B es el más habitual en el que se centran las empresas, lo cierto es que existen puestos de trabajo donde el carnet de conducir será de vital importancia, es decir, aquellos trabajos destinados a emplear conductores de camión, autobuses, ambulancias, taxistas, etc. Estar en posesión de un carnet profesional de conducción distingue al trabajador frente al resto de candidatos, otorgando un plus de cualificación. Normalmente, para llevar a cabo este tipo de trabajo los carnets necesarios son de tipo C, D o BTP, los cuales incluso permiten sumar puntos de cara a las oposiciones de la Policía.

El carnet tipo C está destinado a todas aquellas personas que deseen manejar vehículos de más de 3.500 kilos, como pueden ser los camiones o cualquier actividad que implique su uso reiterado. En el caso de automóviles orientados al transporte de pasajeros, el carnet D es el más idóneo mientras que el de tipo BTP permiten la conducción de taxis, turismos de transporte escolar y hasta ambulancias. Un dato bastante relevante es que en el territorio español circulan alrededor de 30 millones de vehículos, de los cuales solo 63.000 son eléctricos. Por este motivo, en caso de conducir vehículos una buena solución sería apostar por aquellos más concienciados con el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *