El tamaño (de tu curriculum) sí importa

Siempre hemos oído esa mítica frase de “el tamaño no importa”, ¿verdad? Bien… no saquemos conclusiones equivocadas, que no van los tiros por donde crees que van. Estamos hablando de los curriculum, donde verdaderamente el tamaño sí que importa, y mucho. Puede que en algún momento del pasado estuvieran de moda los documentos amplios de varias páginas, que hasta podían denotar experiencia y ofrecer una ventaja sobre el resto de candidatos. Pero en estos momentos no es así y todo el mundo (los reclutadores) se encomiendan a aquella otra máxima de “menos es más”.

Candidato con su curriculum. RossHelen (iStock)

Candidato con su curriculum. RossHelen (iStock)

1. ¿Cuál es el tamaño ideal?

Pues es difícil determinarlo. Desde luego, más de dos folios (siempre por una cara, siempre) es excesivo. Y lo de llegar a dos… bueno, en muy contadas excepciones, solo si se trata de alguien con mucha experiencia. Así que lo ideal sería contraerlo todo en una sola cara. No parece fácil, ¿verdad?

2. Bloques.

Vamos a ser prácticos. En cada uno de los bloques, incluyamos solo la información relevante para hacer el bloque en cuestión más compacto. Por ejemplo, el de los datos personales… Además de la foto (que puede ocupar la zona superior derecha por ejemplo), bastaría con resaltar nombre y apellidos y fecha de nacimiento junto a las formas de contacto: teléfono y correo electrónico, así como por supuesto la edad y la población donde resides. Lo demás no importa. No importa el código postal ni la calle exacta ni el piso… En lo referente a formación, no importa el colegio o instituto donde has estudiado, solo tu título más importante (una licenciatura por ejemplo), o un máster, y por supuesto los idiomas.

3. Experiencia profesional.

Fijaos lo compacto que está lo que tenemos hasta ahora. Nos queda mucho espacio aún para dedicar a nuestra experiencia profesional, que también tendremos que sintetizar. Nada de incluir empleos que no tengan que ver con nuestro sector, o empleos de hace mucho tiempo. Destaca directamente aquellos empleos que aporten una experiencia determinante para optar a este nuevo puesto de trabajo. ¿Cuántos son? ¿Tres, cuatro, cienco? Da igual, hay espacio de sobra.

4. Otras consideraciones.

Si no nos fallan los cálculos, aún tienes espacio para incluir más información: si tienes carnet de conducir, disponibilidad, o incluso lo típico de tus cualidades o hasta las aficiones.

5. Respeta formatos y tipos de letra.

Todo lo dicho hasta ahora no está reñido ni muchísimo menos con un tipo de letra adecuado para que tu entrevistador o reclutador tenga que recurrir a una lupa para leerlo. Tipos de letra por tanto claros y mínimo de tamaño 12, y respetando formatos, espacios e interlineados, que sea un documento que sea agradable y fácil de leer.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *