La empresa que sólo contrata a guapas y guapos

Guía de ayudas y subvenciones disponibles en España en 2019
Descarga tu guía GRATIS
[su_spacer size=”30″]

A nadie se le escapa que, en muchos procesos de selección, un candidato o una candidata a un puesto de trabajo con un físico atractivo tiene más posibilidades de hacerse con el empleo que otra persona. Y eso, claramente, supone una discriminación. Más aún, cuando la política de contratación de una empresa es no contratar “personas feas ni gordas”.

Abercrombie es una empresa que se rige por contratar a gente "guapa", según su criterio. (iStock)

Abercrombie es una empresa que se rige por contratar a gente “guapa”, según su criterio. (iStock)

Mike Jeffries, ex CEO de Abercrombie & Fitch, no tuvo reparos en admitirlo durante su etapa como director ejecutivo de la cadena de ropa. “Mis tiendas tienen éxito porque no contrato a gordas y porque viene gente guapa”, admitió en su momento Jeffries, que defendía la idea de la empresa de atraer a clientes atractivos con vendedores de los dos sexos que también lo fueran.

Un estudio del departamento de Sociología de la Universidad de Massachussets recogido por elconfidencial.com ha analizado las conductas laborales de la empresa. Para su elaboración han entrevistado a 55 dependientes de diversas tiendas de Estados Unidos cuyos testimonios permiten conocer mejor cuáles son las condiciones de contratación y las normas que deben seguir los empleos de Abercrombie & Fitch.

Entre esas normas estaba la de vestir siempre con las últimas novedades de la firma -con el consiguiente gasto para los empleados, que cobraban el salario mínimo, y pese al descuento que recibían-, la obligación en algunos casos de llevar ropa ajustada, la prohibición en los hombres de lucir barba y las indicaciones para las mujeres sobre la forma en la que debían maquillarse y llevar el pelo.

Varias de estas prácticas no están muy alejadas de las impuestas por otras cadenas de tiendas de ropa. Y tampoco otras como que los vendedores masculinos atiendan a chicas y mujeres y las dependientas se acerquen a los hombres que entran en las tiendas. La diferencia, quizás, está en que muy pocos se atreven a reconocerlo en público.

 

[su_spacer size=”30″]

Comentarios
  1. Bonita
    • Victor Aragon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *