10 consecuencias de una relación tóxica en el trabajo

Una de las peores situaciones que podemos vivir en un trabajo es tener que aguantar a un jefe o a un compañero -o varios- que nos hace la vida imposible. Son muchas las personas que cada día afrontan su jornada laboral con una sensación de angustia, miedo o inseguridad por culpa del trato que reciben en el trabajo. Un trato que en bastantes ocasiones es silencioso y que, en muchas más, cuenta con la complicidad de otros compañeros o jefes, que no hacen nada por ayudar.

10 consecuencias de una relación tóxica en el trabajo (iStock)

10 consecuencias de una relación tóxica en el trabajo (iStock)

Este tipo de situaciones desagradables, sobre todo si se prolongan en el tiempo, suponen un impacto negativo en las capacidades profesionales de un trabajador y en algo mucho más importante: la salud y el estado de ánimo de la persona. Estas son algunas de las principales consecuencias de una relación tóxica en el trabajo:

 

  • Pérdida de autoestima. La persona que es víctima de cualquier tipo de maltrato psicológico en el trabajo suele padecer una baja  autoestima.

 

  • Inseguridad. Un mal ambiente de trabajo provoca, por lo general, dudas e inseguridades en el trabajador.

 

  • Angustia. Si la situación en el trabajo nos provoca una sensación prolongada de angustia o miedo, debemos acudir a nuestro médico. Recuerda que la salud es lo primero.

 

  • Estrés. Si nuestro jefe o nuestros compañeros nos hacen el vacío o tienen cualquier tipo de mala actitud con nosotros, el trabajo diario se nos hará cuesta arriba y es probable que aumente nuestro nivel de estrés.

 

  • Cansancio físico y mental. Peor que el cansancio físico que provoca un mal ambiente laboral es la fatiga mental de arrastrar una situación así un día tras otro.

 

  • Percepción del tiempo. La tensión en el trabajo por culpa de una relación tóxica suele causar una sensación de que la jornada laboral se hace interminable y el tiempo no avanza.

 

  • Falta de apetito. Los problemas con nuestro jefe o compañeros de trabajo también pueden provocar que no tengamos ganas de comer.

 

  • Mala calidad del sueño. Una forma de medir el impacto que tiene en nosotros una relación laboral que nos quite la energía es comprobar cuánto nos afecta a la calidad del sueño. Si nos cuesta dormir o nos despertamos más de lo habitual en mitad de la noche, también sería conveniente que consultáramos al médico.

 

  • Pérdida de motivación. Si no es fácil estar motivado cada día para afrontar la jornada de trabajo, encontrar la motivación necesaria para aguantar un ambiente laboral tóxico es mucho más difícil.

 

  • Irritabilidad. Las consecuencias de un mal entorno laboral también se reflejan en nuestras relaciones fuera del trabajo. Sin quererlo, es  probable que estemos más irritables y susceptibles de lo normal con nuestra familia y con nuestros amigos.

Si la situación en tu trabajo es insostenible en Oficina Empleo tenemos miles de ofertas para ti que pueden interesarte como trabajar en Sevilla , Ávila o incluso Francia. Si lo prefieres también contamos con ofertas por sectores como Ingeniería, Fabricación y Producción y mucho más.

Encuentra trabajo en tu provincia:

 

Comentarios
  1. Vanessa García Ramirez
  2. Marta serrano cañabate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *