5 claves para mejorar tu carta de presentación

Cuando enviamos nuestro currículum a una empresa queremos que se interesen por nosotros y que nos llamen para una entrevista. Es ahí donde juega un papel fundamental la carta de presentación.

Antes, la carta de presentación era eso, una carta que enviábamos por correo postal junto al currículum para presentarnos. Ahora el formato es muy distinto. Normalmente, nuestra carta de presentación es el texto del correo electrónico que enviamos con nuestro currículum adjunto.

Trabajo

Es importante cuidar la presentación, así que te damos 5 claves para ayudarte a mejorarla:

  1. Dirígete al departamento y a la persona adecuados. Si conoces el nombre de la persona (generalmente de Recursos Humanos, aunque no siempre) que va a recibir tu currículum, ya sea porque es un contacto que te han pasado, porque su dirección de correo incluye su nombre y apellido o porque has encontrado esa información por Internet, dirígete a ella al comienzo de tu presentación (‘Estimado señor García’, por ejemplo). Así llamarás su atención. Si no lo conoces, no te preocupes. Como no sabes, lo leerá un hombre o una mujer, así que escribe ‘Estimados/as Sres/as’. Justo después, preséntate con tu nombre y con tu profesión.
  2. Consigue que se lean tu currículum. No todo el que recibe un correo con un currículum se molesta en abrirlo. La carta de presentación es nuestra mejor aliada para captar el interés del receptor. Para conseguirlo es fundamental que le hagamos fácil la lectura de la presentación con un texto breve, con frases sencillas y separando cada idea en un párrafo distinto. Lo ideal es que tu presentación no exceda de tres párrafos.
  3. Personaliza tu carta en función de la empresa a la que escribes. Quien lea tu correo no debe tener la sensación de que le estás mandando la misma carta de presentación que al resto de empresas. Lo que sí debe apreciar es que tienes ilusión por pertenecer a esa compañía en concreto. Así que destaca tus ganas de trabajar en esa empresa y no te olvides de citarla (y, sobre todo, comprueba que no estás enviando la carta de presentación con el nombre de otra empresa, que puede pasar si envías varias seguidas).
  4. Deja claro qué podrías aportar a la empresa. No repitas en tu carta de presentación lo mismo que pone en tu currículum. Recuerda que nuestro primer objetivo es conseguir que se interesen por él. Destaca cuál es tu especialidad, los años de experiencia que tienes y alguna de las empresas más importantes para las que ha trabajado. Si aún no tienes experiencia, resalta tu formación y tu capacidad de aprendizaje. Y, lo más importante: explica cuál es tu valor añadido, por qué puedes ser útil para esa empresa en concreto.
  5. Termina mostrando tu predisposición y tu agradecimiento. El último párrafo es nuestra última bala para conseguir los objetivos de los que hablábamos antes: que lean nuestro currículum y que nos llamen para una entrevista. Para ello, indica que les adjuntas tu trayectoria profesional y que estás a su disposición para una entrevista personal si lo consideran conveniente. Por último, no olvides acabar dando las gracias por la atención prestada.

Ya sólo te quedan dos cosas: enviar el correo y esperar que haya suerte. Eso sí, con la tranquilidad de que has hecho todo lo que está en tu mano…

Regístrate en OficinaEmpleo si te parece interesante el contenido y recibe nuestra newsletter y alertas de empleo.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *