5 excusas válidas para rechazar una oferta de trabajo

Todos sabemos que la cosa no está como para rechazar ofertas de trabajo, sobre todo si te encuentras en situación de desempleo, pero tampoco tenemos por qué aceptar cualquier oferta de empleo que nos surja si, por la razón que sea, no nos interesa trabajar en una determinada empresa. Al menos, no por las condiciones económicas que nos ofrecen o no por el momento en que nos encontramos.

excusas para rechazar un trabajo

Una mujer realiza un gesto de rechazo (iStock)

Muchas veces damos demasiadas vueltas a la cabeza para saber cómo rechazar una oferta de trabajo sin cerrarnos las puertas de esa empresa para el futuro o, en el caso de que no tengamos ningún interés en trabajar ahí, para elegir la mejor manera de no aceptar la oferta. La realidad es que decir que no a un reclutador de personal no tiene por qué ser tan difícil. Y menos aún si utilizamos alguna de estas excusas para rechazar un trabajo

 

1. Compromiso con la empresa

Si tenemos un empleo cuando nos llega la oferta de trabajo de otra empresa a la que, probablemente por razones económicas, no nos interesa ir, podemos echar mano de un argumento que el reclutador de personal o el empresario valorará de forma muy positiva: decir que estamos contentos con nuestro trabajo actual y que nos sentimos comprometidos con la empresa. Nunca se sabe, pero puede que con esta excusa el reclutador de personal mejore considerablemente su oferta y entonces sí que tengamos motivos para plantearnos un cambio de trabajo

 

2. Desarrollo profesional

Otra de las excusas para rechazar un trabajo que podemos utilizar es decir que nos sentimos realizados con nuestro empleo actual y que queremos seguir desarrollándonos profesionalmente en la empresa que ha apostado por nosotros. Aunque no sea así, quedaremos bien con la persona que nos ha hecho la oferta de trabajo y puede que también así decida mejorar las condiciones…

 

3. Estabilidad

Decir que buscamos estabilidad en nuestro trabajo también es un argumento sólido para rechazar una oferta de trabajo temporal que no nos interesa si tenemos un contrato fijo en otra empresa. Si de verdad están interesados en nuestro perfil profesional, y salvo que realmente las características del empleo justifiquen que el contrato sea temporal, lo que deberían ofrecernos es un contrato fijo.

 

4. Razones familiares

Puede que nos llegue una oferta de empleo para trabajar en otra ciudad o incluso en otro país y que no estamos interesados en cambiar nuestro lugar de residencia por motivos de trabajo. Como quedaríamos mal si dijéramos la verdad -que no nos apetece cambiar de ciudad ni de país salvo que las condiciones económicas fuesen muy ventajosas-, siempre podemos argumentar que no podemos trasladarnos por razones familiares.

 

5. Condiciones económicas

De la misma manera que no debemos mentir en el currículum, tampoco tenemos por qué poner en todos los casos excusas para rechazar un trabajo que no sean ciertas. Si el único motivo por el que no nos interesa aceptar una oferta de empleo es económico, podemos decírselo con claridad a la persona que se ha puesto en contacto con nosotros. Así iremos con la verdad por delante, nos daremos a valer como profesionales y tendremos opciones de que mejore las condiciones de su oferta.

 

Comentarios
  1. Yolanda Perez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *