5 formas de decirle a tu jefe que no quieres hacer horas extras

 

Negarse a trabajar horas extras forma parte de nuestros derechos como trabajadores porque las horas extras son voluntarias, salvo que sean por causa de fuerza mayor o aparezcan reflejadas en el convenio colectivo o en  nuestro contrato. El problema es que el empresario también está en su derecho de despedirnos -eso sí, de forma improcedente y con la consiguiente indemnización- en caso de que no queramos trabajar horas extras…

negarse a trabajar horas extras

Un jefe escucha las explicaciones de una trabajadora (iStock)

Por eso debemos ser cuidadosos a la hora de decir a nuestro jefe que no queremos hacer horas extras. Estas 5 formas de negarse a trabajar horas extras pueden ayudarte a conseguirlo:

1. Asertividad

En otros artículos del blog de Oficina Empleo te hemos hablado de la importancia de la asertividad, que consiste en defender tus derechos sin que la otra persona se sienta atacada. ¿Cómo podemos utilizar la asertividad en este caso? Pues, por ejemplo, explicando a tu jefe que entiendes su postura pero pidiéndole a su vez que él o ella entienda la tuya de estar en tu derecho de no trabajar más horas de las que tienes estipuladas por contrato.

2. Avisar con tiempo

Tu jefe se mostrará más receptivo/a si le comunicas con suficiente antelación que no quieres trabajar horas extras. Lo mejor es que si surge un pico de trabajo, trabajes esas horas extras y que, ya el día siguiente, comuniques a tu jefe tu intención de no echar más horas extras en otras situaciones parecidas en el futuro. Así tendrá tiempo de organizar mejor el trabajo.

3. Explicar las razones de tu decisión

Es cierto que no tenemos por qué dar detalles de nuestra vida personal y familiar a nuestro jefe ni a nuestros compañeros de trabajo, pero a veces es bueno que conozcan nuestra realidad personal. Si no queremos hacer horas extras porque sencillamente no podemos por alguna circunstancia, como cuidar a los niños o a personas mayores a nuestro cargo, es mejor explicárselo a nuestro jefe para que no haya ningún problema.

4. Defender la calidad de tu trabajo

Otra opción para negarse a trabajar horas extras sin que nuestro jefe se lo tome mal es hacerle ver que cumplimos de sobra con nuestro trabajo durante nuestra jornada laboral y que ya somos lo suficientemente productivos en ese tiempo.

5. Decirle que no puedes trabajar más horas porque estás haciendo un curso de formación

Eso sí, siempre que sea verdad porque lo peor que podemos hacer, además de contestar de malas formas a nuestro jefe, es mentirle y que nos pille. Si estás haciendo algún curso de formación, tanto si es presencial como si es online, después de tu jornada de trabajo, ¡ya tienes la excusa perfecta para negarte a hacer horas extras!

Comentarios
  1. Luisda
  2. Li
  3. Eduardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *