6 cosas que debes saber si quieres ser funcionario

20 claves para hacer tu CV más atractivo
Descarga tu guía GRATIS

Según encuestas recientes, los jóvenes españoles son los europeos que más se plantean ser funcionarios como mejor opción de futuro con un 32%, por encima del resto de los países del sur de Europa: los italianos (17%), los griegos (13%) y los portugueses (11%). Cabe destacar que las oposiciones es el único camino si quieres trabajar en jurídico u otras profesiones. Así que con estos datos encima de la mesa no es extraño que os hayamos seleccionado una serie de aspectos a tener en cuenta si eres de ese 32% y si no eres tan joven y también te lo estás pensando.

Ser funcionario requiere mucho esfuerzo y disciplina. (iStock)

Ser funcionario requiere mucho esfuerzo y disciplina. (iStock)

1. Elección

Hay muchos tipos de funcionarios. Desde Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado hasta administrativos y funcionarios de prisiones pasando por médicos y profesores. Ten en cuenta tu formación y tus aptitudes para elegir la que más se adecúa a ti porque hacer una oposición (y prepararla) no es cosa de un día, es un proceso largo que requiere mucho tiempo y en general los opositores no están para perder el tiempo en varias intentonas. Elige bien tu objetivo y tu administración (hay oposiciones del Estado, de las CCAA y de los Ayuntamientos) y una vez que lo tengas claro, lánzate a apuntarte.

2. Condiciones

Aunque casi todo el mundo puede ser funcionario, antes de empezar a preparar las oposiciones, échale un vistazo a las condiciones que debes cumplir relativas a nacionalidad (ser español, de algún estado de la UE, de algún estado al que sea de aplicación la libertad de circulación de trabajadores o cónyuge de algún supuesto anterior); relativas a la edad (entre 16 y 65 años); titulación (se deberá poseer la titulación exigida en las bases de cada una de las convocatorias de los diferentes procesos selectivos); capacidad (estado de salud) o habilitación (no haber sido separado, mediante expediente disciplinario, del servicio de cualquiera de las Administraciones Públicas).

3. Plazos

Parece una tontería pero cuando tengamos claro que vamos a presentarnos a una oposición en concreto tenemos que dar los pasos necesarios para que nuestra solicitud sea correcta en tiempo y forma. Por un lado están los plazos. El plazo de presentación de la solicitud será de 20 días naturales a partir del día siguiente al de la fecha de publicación de la convocatoria en el Boletín Oficial del Estado.

Así que hay que estar atento al BOE también. Por otro lado también habrá que pagar las tasas. Hay que mirar también las condiciones de pago porque hay ciertas exenciones para familias numerosas, parados, discapacitados, etc. Una vez que tengamos rellena la solicitud y pagadas las tasas, se presenta y ya formamos parte del proceso de selección.

4. Derechos

Casi todo el mundo piensa que los funcionarios tienen ciertos privilegios laborales y en cierto modo es así, sobre todo en sueldo, días de vacaciones y menos problemas al solicitar bajas, excedencias, permisos, días de asuntos propios. Es importante conocer estos derechos porque pueden servirte de motivación a la hora de estudiar. El funcionariado está regulado en el EBEP (Estatuto Básico del Empleado Público). Algunos de sus derechos son su condición de inamovible (un funcionario no puede ser despedido a menos que se presente una justificación objetiva, con un proceso muy complejo que hace casi imposible que haya despidos). Tienen derecho a la promoción interna y a participar de los objetivos de su unidad de trabajo, que podrán ser remunerados como complemento al sueldo base.

5. Selección de la materia

Si te vas a enfrentar a una oposición será muy importante que selecciones bien la materia que se exige, ni más, ni por supuesto menos. Y no solo el temario en sí mismo, sino el resto de materiales que se parezcan lo más posible a las preguntas de los exámenes. Con esto nos referimos a casos prácticos, tests, etc. Existen temarios ya elaborados para cada oposición así que no será necesario una recopilación propia. Para adaptar mucho más el estudio a lo que exige el examen, muchas veces es bueno acudir a academias que te preparan para ello. Y allí te ofrecerán todo ese material tan ajustado del que te hablamos.

6. Organización

Ser funcionario es muy fácil y a la vez muy difícil. Es muy fácil porque solo se requiere una cosa: estudiar. Pero es muy difícil porque esa única cosa demanda mucho esfuerzo y sacrificio. Y estudiar para ser funcionario es en sí mismo un trabajo, así que lo mejor es que ese trabajo sea lo más organizado posible, con unas horas de estudio concretas, siempre las mismas, un ambiente adecuado, en un estado físico correcto, etc. Para la organización, igual que para la materia, en muchas ocasiones viene bien la ayuda externa de una academia que, por decirlo así, te ‘obligue’ a unos ritmos y a unos horarios.

¿No te convence hacerte funcionario? En Oficina Empleo tenemos cientos de ofertas de trabajo de camarero en Madrid, economista en Toledo o pintor en Sevilla. Si lo prefieres, puedes echar un ojo a nuestro Blog y descubrir cómo trabajar en y muchas más empresas. ¡Mira!

Comentarios
  1. José
    • Oficina Empleo
  2. Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *