7 trabajos que engordan y mucho

Hay trabajos que son la ruina, para qué nos vamos a engañar. La ruina para tu figura y para tu línea nos referimos, porque se prestan mucho al engorde y al comer, y no sabemos muy bien por qué razón. Tal vez no estés de acuerdo con esta selección de trabajos que engordan que hemos confeccionado pero aun así la compartimos con vosotros, ¿qué os parece?

Camarero haciendo una hamburguesa. Kasto80 (iStock)

Camarero haciendo una hamburguesa. Kasto80 (iStock)

1. El teletrabajo.

Estar en casa trabajando puede ser para muchos un sueño. Es muy cómodo, no podemos decir que no, y tiene muchas ventajas, pero también alguna que otra desventaja. Una de estas últimas es sin duda la tentación de acercarte a tu propia nevera cada dos por tres, y de tener cerca de ti todas las guarrerías que te gusta comer. Y eso, claro, luego se nota cuando te subes a la báscula.

2. Camarero de bar o de restaurante.

Estar tras la barra de un bar de barrio por ejemplo también está lleno de tentaciones. Que si una cervecita, que si me cojo una tapita de esto, que si pincho por aquí otra cosa, que si un refresco… en fin, que hay que ser muy fuerte para no rendirte frente a alguno de los manjares que se sirven en un bar.

3. En un burger.

Y qué decir de los burgers, o en general de los restaurantes de comida rápida. Y más aún si tu jornada laboral incluye las horas de comer o de cenar. Más de un día acabarás tomando algún menú o similar. Seguramente intentarás resistirte tomando ensaladas pero da igual, al final convivir en ese entorno solo tiene un posible destino: ganar peso.

4. Pastelería.

Lo mismo podemos decir de trabajar en una pastelería, bollería, panadería o similar. Son delicias a las que muy poca gente se puede resistir. Tampoco tú podrás, aunque estés ocho horas al día metido ahí y acabes harto de tanta masa y tanto azúcar.

5. Transportista.

La vida del transportista, sobre todo los de largas distancias, los que se tiran días en la carretera, suele ser bastante sedentaria. Comen siempre fuera de casa y trabajan sentados muchas horas. Al final, eso se nota y si no tienen mucha fuerza de voluntad para hacer algo de deporte, acaban ganando algo de peso.

6. Personal de seguridad.

En este caso nos referimos a aquél personal que se dedica a estar muchas horas sentado frente a unos monitores haciendo labores de vigilancia. Se trata también de trabajos muy sedentarios y que se prestan a tener siempre a mano diferentes alimentos (y no precisamente saludables) para sobrellevar la jornada, con el consiguiente aumento de peso.

7. Taxistas.

Los taxistas, al igual que los transportistas, sueles estar sentados muchas horas (más de las 8 habituales de cualquier jornada laboral) por lo que su vida durante los cinco días a la semana que pueden trabajar se reduce muchas veces a eso, trabajar y dormir, y por supuesto acaba teniendo consecuencias sobre la báscula.

Si tu trabajo te engorda y quieres cambiar tu ritmo de vida, en Oficina Empleo tenemos miles de ofertas, puede que te interese otro empleo, como trabajar en Hostelería y Turismo, o tal vez pueda interesarte, cómo trabajar en Estaciones de Esquí. 

Encuentra trabajo en tu provincia:

 

Comentarios
  1. José Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *