Cómo detectar y contestar preguntas trampa

Guía de ayudas y subvenciones disponibles en España en 2019
Descarga tu guía GRATIS

En la mayoría de las entrevistas de trabajo intentarán ponerte a prueba con preguntas que pueden ser una trampa. Caer en ellas, o no, depende de nosotros, así que no debes ponerte nervioso porque si preparas bien la entrevista no tienes nada que temer.

Intentarán ponerte a prueba con preguntas (iStock)

 

Normalmente, las preguntas trampa llegarán cuando menos lo esperemos. Difícilmente se producirán nada más comenzar la entrevista de trabajo, sino cuando el entrevistador crea que tenemos la guardia baja. Las preguntas más complicadas de responder suelen ser en realidad afirmaciones más que preguntas, así que el tono del entrevistador también nos dará una pista de hasta qué punto quiere ponernos a prueba.

Estas son algunas de las preguntas trampa más habituales y la forma en la que debes responder a cada una:

1. “Veo que llevas mucho tiempo sin trabajar…”

Ejemplo típico de pregunta que en realidad es una afirmación. Esta respuesta no la debemos llevar aprendida de memoria, como ninguna para una entrevista de trabajo, pero sí que tenemos que ensayarla antes porque es importante. Llevar bastante tiempo sin poder trabajar es, por desgracia, algo muy común en los últimos años y el entrevistador lo sabe. Puedes decir que en ese tiempo no has dejado de formarte y especializarte y que las ofertas que has tenido no cumplían con tus expectativas.

2. “¿Por qué te despidieron de su anterior trabajo?”

La trampa que debes sortear aquí es la de hablar mal de tus antiguos jefes o compañeros y la de decir algo que lleve al entrevistador a pensar que no hiciste bien tu trabajo. Lo mejor es contestar educadamente diciendo que hubo un recorte de plantilla en la empresa y que fue una pena que te tocara a ti porque te gustaba tu trabajo y el ambiente que había.

3. “¿Cuál es tu principal defecto?”

Si ves que te preguntan por tus virtudes profesionales, prepárate porque después de las virtudes vendrán los defectos. También debes estar preparado previamente para esta pregunta. No vale contestar: “Pues que soy demasiado perfeccionista” o “Que trabajo demasiado”. En ese caso, el que está haciendo trampa eres tú y se va a notar. Pero tampoco debes decir defectos que lleven al entrevistador a no querer contratarte, como que te cuesta mantener la concentración, que eres indiscreto o que eres impuntual. Puedes decir, por ejemplo, que piensas demasiado las cosas o que te gusta llevar la razón.

4. “¿Prefieres trabajar solo o en equipo?”

¡Ojo, no respondas que prefieres trabajar solo! Lo que quieren saber con esta pregunta es tu capacidad para trabajar en equipo y cómo te adaptarías a los que serían tus compañeros.

5. “¿Estás acostumbrado a trabajar bajo presión?”

Esta pregunta es una trampa lo mires por donde lo mires. Si contestas que no, considérate descartado. Y si contestas que sí, asume que si te contratan, van a apretarte las tuercas al máximo. Pero como lo más importante en la entrevista es que contraten, la mejor respuesta es asegurar de forma convincente que eres capaz de trabajar bajo presión y que ya lo has demostrado en tus trabajos anteriores.

Regístrate en OficinaEmpleo si te parece interesante el contenido y recibe nuestra newsletter y alertas de empleo. Así podrás ver las ofertas de trabajo de camarero en Madrid, de administrativo en Bilbao y muchas más. ¡Entra!

Comentarios
  1. sandrivon
    • Unknown
  2. esteban
  3. Nieves Hueros Villamil
  4. Pedro juan
  5. denice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *