Cómo ser agente deportivo

Guía de ayudas y subvenciones disponibles en España en 2019
Descarga tu guía GRATIS

Es en estas fechas veraniegas cuando más reparamos (por aquello de que es época de fichajes) en el poder que tienen los representantes de los futbolistas, por ejemplo, y de la cantidad de dinero que ganan. No solo hay representantes en fútbol, también en el resto de deportes. Son los agentes deportivos, que por decirlo así, ‘arreglan’ los contratos de los atletas para hacerlos más ventajosos y se llevan a cambio altas comisiones. Y no solo eso sino que representan también a esos atletas de cara a las marcas y les consiguen actos y contratos publicitarios. En resumen, una profesión en la que se gana bastante dinero pero a la que no es tan fácil acceder. Nosotros te vamos a intentar ayudar.

agente_dentro

1. Estudios universitarios.

Para ser un buen agente deportivo no solo hace falta ser un aficionado al deporte, sino que hace falta tener estudios universitarios: derecho (legislación deportiva sobre todo); administración de empresas, periodismo incluso, marketing… El agente deportivo tiene que tener conocimientos de todas esas disciplinas.

2. Obtención de una licencia.

Muchos deportes, como el fútbol por ejemplo, requieren una licencia específica que permita el desarrollo de la actividad. Para ejercer, por tanto, hay que obtener ese documento. Y no es nada fácil obtenerlo porque hay que acreditar conocimientos. Para su obtención has de informarte en las diferentes federaciones nacionales como internacionales de los distintos deportes así como en las diferentes ligas.

3. Unirse a agencias de deporte.

Tras conseguir los conocimientos necesarios, llega la hora de ponerse a trabajar y lo primero es empezar a conseguir representados. Hay dos opciones para ello. Intentar meter la cabeza en una agencia es la primera de ellas. Estas empresas te darán la oportunidad de representar a atletas de diferentes disciplinas. Puede ser una buena manera de empezar a hacer contactos aunque avisamos: no es fácil entrar en estas agencia a no ser que tengas buenos contactos dentro.

4. Crear tu propia agencia.

La segunda opción para empezar a trabajar es la de crear tu propia empresa. Si no tienes experiencia previa, será difícil. Si eliges esta opción deberás bucear entre los atletas que estén empezando y que creas que pueden llegar a tener una proyección importante en el futuro. En este caso, la constancia, el esfuerzo y la paciencia son los recursos más importantes para convertirse en agente deportivo.

5. Especialización.

La mayoría de los agentes se especializan en un deporte, y se convierten en expertos en jugadores y legislación de esa disciplina. También tendrás que decidir si quieres trabajar con jugadores profesionales o menores. La competencia es mucho mayor entre los primeros, pero las ganancias son menores cuando trabajas en ligas menores o no profesionales.

6. Cualidades.

Lo primero que debe poseer quien quiera convertirse en un agente deportivo es pasión por los deportes, especialmente por ese en el que vas a especializarte.  Y si lo has practicado, mucho mejor aún. También debes poseer cualidades de relaciones públicas ya que deberán reunirse con administradores, deportistas, empresarios, entrenadores… Y no solo eso, sino que tienen que ser muy sociales y estar siempre activos ya que deben acudir a eventos, fiestas, etc. y hablar con todo tipo de interlocutores. Han de ser carismáticos también, tener paciencia, ciertas dotes de emprendimiento, asumir riesgos y, atención, elegantes: invierte en un buen traje porque eso le demuestra a tu cliente que eres serio en tu trabajo y cuanto más elegante te vean, mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *