Está demostrado: más mujeres, mayor productividad

Así de categóricos nos hemos puesto hoy: tener mujeres en la empresa aumenta la productividad. Pero no nos hemos puesto categóricos por casualidad, ni porque nos lo hayamos sacado de la manga. No lo decimos nosotros, lo dicen una considerable cantidad de experto en la materia y de estudios realizados. Nosotros vamos a intentar explicarte el por qué de esta afirmación.

Está demostrado: más mujeres, mayor productividad

1. Datos actuales

Las mujeres representan aproximadamente la mitad de la población mundial, es decir, más de 3.500 millones, de las que aproximadamente 1.000 están incorporadas al mercado laboral, al margen de las labores domésticas. Son datos de un estudio de ManpowerGroup que se refiere también a que en los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las mujeres ganan un 17 por ciento menos que los hombres y la tasa de participación femenina es menor a la de los hombres.

Además, indica que en el mundo sólo el 16 por ciento de las mujeres ocupa puestos directivos, o lo que es lo mismo, los países que integran la OCDE captan solo a una mujer de cada 10 puestos que hay disponibles en las juntas directivas de empresas importantes. En España, solo uno de cada tres emprendedores es mujer.

2. Lo que dicen los políticos

Con motivo de las elecciones europeas de 2014, los debates entre los diferentes candidatos arrojaron algunos datos interesantes sobre mujeres y productividad, según recogieron algunos medios. Según los políticos en campaña, la Unión Europea sería un 18 por ciento más productiva si contase con equipos de trabajo mixtos en todos los niveles de su estructura.

3. El aval del Banco Mundial

Una de las entidades más poderosas del mundo, como el Banco Mundial, también avala la tesis de que las empresas serían más productivas con más mujeres. Lo hace a través de un informe publicado recientemente por la IFC (International Financial Group, del que es miembro el BM). De él se desprende que Invertir en el empleo de las mujeres (y mejorar las condiciones de trabajo también de los hombres) puede traer enormes beneficios para las mujeres y las empresas.

El informe, titulado ‘Invertir en el Empleo de la Mujer: Bueno para las empresas, bueno para el desarrollo’, destaca que la inversión en el empleo de las mujeres ha dado lugar a una mayor productividad, una mayor fidelización del personal, y un mayor acceso al talento. Presenta además ejemplos concretos de cómo las iniciativas adaptadas a las mujeres (formación, apoyo de guardería, servicios de salud…) pueden mejorar el rendimiento empresarial al tiempo que mejoran las condiciones laborales de mujeres y hombres.

4. Y si tienen hijos, ¡mucho más productivas!
Muchos creen que las mujeres, cuando tienen hijos, son menos productivas. Bajas por maternidad, reducciones de jornada… Pero se trata de una creencia equivocada como así ha indicado una investigación del Banco de Reserva Federal de San Luis, en Estados Unidos.

Su principal conclusión es que las mujeres con al menos dos hijos son las más productivas en el trabajo. Los resultados dicen que los padres de un solo hijo y los que no tienen ninguno realizan de una forma parecida la misma actividad a lo largo de la mayor parte de su trayectoria laboral.

Sin embargo, los que tienen dos o más hijos eran más productivos que los anteriores. Pero si se comparan estas situaciones con las de las mujeres, las diferencias eran más grandes. Las que no tuvieron hijos durante sus primeros cinco años de carrera fueron menos productivas que las que tuvieron al menos uno. Y en el caso de las que tuvieron un mínimo de dos, su trayectoria laboral fue aún mejor. Para finalizar, una vez que lo hijos crecen, las madres destacan por su desempeño laboral frente a las que no lo son.

5. ¿Por qué?

El anterior estudio indica que las mujeres son más productivas porque son más organizadas que los hombres, más ordenadas en muchos casos, tienen una reputación consolidada o simplemente se sienten cómodas cuando dedican tiempo al trabajo como una forma de liberación de las tareas domésticas, por lo que rinden más porque lo hacen con mayor dedicación.

6. Un último estudio
Por último nos hacemos eco de otro estudio, el de ForceManager, compañía de software de gestión de flotas comerciales. Según sus datos, las mujeres son un 13 por ciento más productivas que los hombres en el conjunto de tareas comerciales.

Para llegar a dicha conclusión, el estudio ha tenido en cuenta varios tipos de actividad comercial como son las llamadas, los emails, las visitas, la presentación de ofertas y otros tipos de interacción entre los vendedores y sus empresas clientes. De acuerdo con esos datos, las mujeres consiguen los mejores resultados en ventas y, de media, cierran un 2,7 por ciento más de acuerdos, mientras que los hombres son los que trabajan de forma más intensiva y su media es un 9,2 por ciento por ciento mayor que la de las mujeres.

7. ¿Por qué estas cifras?

Para Óscar Macià, CEO de ForceManager, “la empatía y la capacidad de escucha de las mujeres puede explicar que ellas consigan cerrar más operaciones. En el momento actual, los vendedores deben saber escuchar los problemas de los clientes y ofrecerles soluciones, más que productos. En este sentido, las mujeres demuestran ser más eficientes: entienden mejor las necesidades y saben cómo responder a las peticiones de los clientes”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *