5 errores de los jefes que hunden tu productividad

 

Los jefes -por suerte, no todos- suelen tener poca tolerancia con los errores de un empleado, por mucho que sean involuntarios o por poco importantes que puedan ser. Pero, ¿qué ocurre con los errores de los jefes? ¿Quién se encarga de corregirlos? Y, sobre todo, ¿quién tiene narices para decirle a su jefe todos los errores que comete?

errores de los jefes

Los errores de los jefes afectan a nuestra productividad (iStock)

Errores cometemos todos, seamos jefes o subordinados, pero las consecuencias no son las mismas si esos fallos los comete un jefe o un empleado. Y no sólo eso, sino que los errores de los jefes pueden afectar al conjunto de la plantilla y al rumbo de la empresa, algo que difícilmente ocurre con los fallos de un empleado.

Sin embargo, aunque sus errores tengan menos trascendencia, el trabajo de un empleado se observa con lupa hasta el punto de correr el riesgo de sufrir un despido mientras que un jefe parece intocable en su puesto por muy mal que haga su trabajo.

Estos son algunos de los errores de los jefes más habituales que afectan a tu rendimiento y al de tus compañeros de trabajo:

1. No ejercer de jefe

A simple vista podría estar muy bien eso de tener un jefe que no lo parezca y es verdad que eso es algo que se agradece en el día a día porque no estás sometido a una gran presión, pero a la larga no es bueno que tu jefe sea incapaz de tomar decisiones ni de asumir responsabilidades porque eso, al final, repercute negativamente en la productividad de sus empleados.

2. No delegar

En el extremo contrario al de los jefes “invisibles” se sitúan los jefes que no saben (o no quieren) delegar y se creen que sólo ellos son capaces de asumir determinadas funciones y tareas. Y eso también forma parte de la colección de errores de los jefes porque los empleados sentirán que no se confía en ellos y, por tanto, no serán tan productivos como pueden serlo.

3. No motivar a los trabajadores

Un jefe debe saber cómo motivar a los empleados. Y hay más formas de conseguirlo que esa que seguro que estás pensando: subir el sueldo a todos. Ojalá que esa medida de motivación te llegue pronto si estás trabajando, pero seamos realistas: es muy probable que tengamos que esperar sentados hasta que nos suban el sueldo. Un jefe también puede motivar a sus empleados reconociendo su trabajo, preocupándose por ellos, premiando a el esfuerzo de los trabajadores con algún día o alguna tarde libre, planteándoles nuevos desafíos, etc.

4. No priorizar

Otro de los errores de los jefes más frecuentes es no saber distinguir entre lo que es prioritario y lo que no. Todo es importante y todo lo quieren para ayer, como suelen decir los más bordes. Este error no sólo provoca que los trabajadores rindan menos, sino que aumente su nivel de estrés por culpa de la incapacidad de sus jefes de establecer un orden de prioridades en las tareas.

5. No tener empatía con los trabajadores

Que un jefe tenga empatía con sus empleados, es decir, que sea capaz de ponerse en la piel de sus trabajadores, es algo tan poco común que Iker Jiménez debería dedicar un programa de Cuarto milenio a estudiar los pocos casos que pueden darse de este extraño fenómeno paranormal.

Si piensas que tu jefe no encaja contigo y estas pensando en cambiar de trabajo en Oficina Empleo tenemos miles de oportunidades como trabajos en Publicidad y Marketing o trabajo de camarero en Barcelona, Alicante,etc, entre otras.

Encuentra trabajo en tu provincia:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *