La importancia de registrar tu marca

Guía de ayudas y subvenciones disponibles en España en 2019
Descarga tu guía GRATIS

Una de las cosas más complicadas y qué más trabajo llevan a la hora de crear una línea de negocio es la creación del logo, de la marca, la tipografía que queremos utilizar, los colores y hacia qué consumidor y cliente potencial nos queremos dirigir. Todo esto es lo que nos hará diferenciarnos y posicionarnos dentro del mercado, por lo que debemos poner el mayor empeño y cuidado para que todo salga bien.

Sin embargo, todo este trabajo sirve de poco si después no registras tu marca de manera correcta, ¿por qué? Porque el registro de marcas es el paso más importante para poder comercializar tu producto de forma segura.

Nunca olvides registrar tu marca (Istock)

Un factor clave a la hora de captar y fidelizar clientes es tener un buen nombre y logo de marca por eso, es muy conveniente que los protejas para evitar que otras empresas y competidores te los arrebaten o los utilicen de manera indebida. No olvides que la marca fija la trayectoria de una empresa, le da prestigio y el consumidor la memoriza, dándole un valor por encima del resto de marcas del mercado. Por eso, para que esa imagen y ese producto sean propiedad exclusiva del emprendedor, es imprescindible que la marca se registre bajo la sociedad que le representa o bajo su propia titularidad.

Diferencias entre nombre de marca y nombre comercial

Para registrar una marca lo primero que debes saber es que el nombre de marca y el comercial, no son lo mismo.

La marca es el símbolo, el nombre que diferencia a tu producto en el mercado y con el que se quedan los consumidores. En cambio, el nombre comercial es la denominación que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para distinguirla de las demás que desarrollan actividades similares o idénticas. Además, le concede el derecho exclusivo a la utilización de cualquiera denominación o signo como identificador.

Por lo tanto, el nombre comercial no tiene por qué ser igual que el nombre de la marca.

Ventajas de registrar tu marca

  1. Exclusividad. Sin duda, la ventaja principal es que eres el único que podrá hacer uso legal de la marca, evitando usurpaciones y un mal uso de tu imagen, además de que no puedan sacar beneficio económico a costa de tu trabajo.
  2. Protección de tu imagen. Es muy importante mantener una buena imagen para el consumidor por tanto, si registras tu marca, evitarás confusiones a los clientes -si alguien duplica tu producto o marca-, ya que tú eres el único que puede utilizar el nombre, logotipo y producto de tu empresa.
  3. Beneficios económicos. Si has registrado tu marca y alguien quiere utilizarla, puedes obtener un beneficio extra abriendo franquicias bajo tus normas de calidad para evitar que dañen la imagen de tu marca.

Cómo registrar una marca

Para registrar tu marca en España debes de ir a la Oficina de Patentes y Marcas, que además cuenta con una base de datos donde encontrarás todas las denominaciones de marca registradas y podrás comprobar si el nombre elegido para tu marca está registrado o no. Además, si tienes dudas y necesitas asesoramiento para la viabilidad y disponibilidad de tu marca y negocio, existen consultoras como Ático34 especializados en servicios jurídicos relacionados con la obtención, protección y utilización de datos personales.

Marcas con problemas en su registro

Sin duda, el caso de plagios y de robos de marcas está a la orden del día y son muchas las marcas que se han visto afectadas por no ser previsoras y no haber registrado su marca correctamente.

Uno de esos casos de violación de marca es el de la cadena de restaurante de pollo asado Surtidora de Aves. Sus dueños se vieron afectados por la competencia desleal que plagió su marca, su imagen y su prestigio. Estuvo perjudicada hasta tal punto que se puso en el punto de mira por posible evasión de impuestos al creerse que todos los locales pertenecían a la misma cadena cuando no era así.

Otro caso sonado fue el conflicto entre la empresa de muebles Banak, con sede en Alcàsser que llegó a contar con más de 200 establecimientos por toda España. Aunque la marca vendía también ropa de cama, sólo estaba registrada para muebles, algo que no pasó inadvertido para un empresario de Ontinyent que registró la marca para ropa de cama. Finalmente, consiguieron ganar alegando que Banak tenía una notoriedad y un nombre hecho en el sector del mueble, por lo que la protección de la marca podía extenderse sin necesidad de registro a otros servicios y productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *