Qué dice de tu personalidad que llegues pronto o tarde a tu trabajo

 

Normalmente, ¿llegas pronto o tarde al trabajo? La respuesta a esta pregunta esconde algo más de lo que pueda parecer a simple vista. Y, si eres de los que suele llegar tarde a trabajar, la puntualidad tiene más importancia de la que seguramente crees que tiene…

llegar pronto o tarde al trabajo habla bien o mal de una persona (iStock)

Llegar pronto o tarde al trabajo habla bien o mal de una persona (iStock)

Hay muchos tipos de trabajadores, pero es posible englobar prácticamente a todos en dos grupos muy sencillos y con razones objetivas: los que son puntuales y los que llegan tarde. Después podrían establecerse más divisiones, como los que llegan tarde 5 minutos o los que lo hacen con retrasos de bastante más tiempo. O los que no sólo son puntuales, sino que llegan por costumbre con media hora de antelación al trabajo por si acaso surge algún imprevisto.

La clasificación básica en función de la hora de llegada al trabajo está claro que tiene dos grupos. Pertenecer a uno u otro no sólo puede hacer que tu puesto de trabajo esté más o menos seguro, sino que también dice mucho sobre cómo somos como trabajadores.

Las personas que no sólo llegan todos los días a su hora a su puesto de trabajo, sino que lo hacen unos minutos antes demuestran ser personas comprometidas con su trabajo y con la empresa. En realidad, comprometidas consigo mismas. Además, suelen ser personas disciplinadas, a las que les gusta el orden, cumplidoras, resolutivas y eficaces.

Probablemente destaquen más por su capacidad de trabajo y por su esfuerzo que por su talento, pero si un jefe tiene que elegir entre despedir a un empleado que trabaja bien y demuestra compromiso y otro que llega tarde todos los días y que no cumple con sus obligaciones, la elección parece clara.

Por el contrario, quienes llegan tarde con frecuencia (en algunos casos, todos los días por costumbre) al trabajo suelen ser personas despreocupadas a las que les cuesta cumplir con sus obligaciones y cuya capacidad de concentración se ve alterada fácilmente con cualquier distracción. Puede que sean personas con una buena dosis de talento y creatividad, algo que no tiene todo el mundo, pero esas cualidades las suelen desaprovechar si no las apoyan con esfuerzo y compromiso.

Si perteneces al grupo de personas que llegan tarde (al trabajo y al resto de sitios), lo tienes más fácil de lo que crees para cambiar de hábito: es tan sencillo como levantarte antes por las mañanas… ¡y no ser tan optimista cuando calculas el tiempo que tardas en llegar al trabajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *