Trucos para vestirte en verano en la oficina

DESCÁRGATE YA

La llegada del verano y el calor puede traer consigo cierto conflicto a la hora de vestirnos para ir a trabajar, pues la ropa estival, en general es mucho más informa que la del resto del año, y ofrece diferencias entre la masculina y la femenina. Vamos a ver cómo se pueden superar esos problemas.

El calor puede suponer un problema a la hora de arreglarse

El calor puede suponer un problema a la hora de arreglarse

1. Para ellas

No tenemos que engañarnos, a ellas les resulta mucho más fácil ir fresquitas en verano, y elegantes, que a ellos. Vestidos amplios de una pieza y zapatos abiertos o sandalias, y listo. Eso sí, hace falta evidentemente estar bien preparada para ello. Nos referimos por ejemplo a estar perfectamente depilada (piernas y axilas) y tener los pies y dedos perfectos, con las uñas cortitas y pintadas.

2. Para ellos

Ellos lo tienen más difícil, sobre todo si tienen que llevar traje. En ese caso, debes elegir tejidos más frescos que los habituales. Existen trajes de lino, por poner un ejemplo, que pueden ser igualmente formales. Opta si puedes por colores claros, pues los oscuros dan más calor. Las camisas pueden ser de manga corta. Y si tienes que llevar corbata, te recomendamos una visita a Trendhim, donde encontrarás corbatas para esta época del año y accesorios básicos para el vestuario masculino. Vístete en función de tu agenda: si se presenta un día sin reuniones o eventos importantes, puedes ir más informal y en consecuencia más fresquito. Si no tienes que llevar traje pero has de guardar las formas, los polos son una estupenda alternativa: visten y pueden llegar a ser más frescos que otras prendas.

3. El aseo, más importante que nunca

Es evidente que el aseo personal debe ser importante todo el año pero en verano se ha de cuidar aún más, pues por un lado se tiende a sudar más y por otro uno va mucho más descubierto. Tanto hombres como mujeres han de percibir por ejemplo si sudan mucho o no por las axilas por ejemplo. Así, será mejor vestirse con ropa clara en donde se note menos. También hay productos en la farmacia que reducen este problema (‘Perspirex’ es uno de ellos por ejemplo, en formato ‘roll on’). En el caso de los pies también hay que extremar las medidas de higiene. Si vas a llevar sandalias también has de cuidar un eventual mal olor a causa del sudor de los pies. Existen productos de farmacia también para minimizarlo.

4. Ropa para luego

Es evidente que en la mayoría de los casos uno no puede ir a la oficina tan fresquito como quisiera pero si existe esa posibilidad, llévate una pequeña mochila con un pantalón corto y camiseta para cuando salgas poder cambiarte y estar más fresco.

5. El evidente cambio de tejidos

Aunque ya lo hemos mencionado, es evidente que en verano has de utilizar ropa de otros tejidos más frescos y de colores claros. Ocurre así también con el calzado.

6. Ojo con los frioleros

Otra cuestión que genera conflictos en la oficina es la intensidad del aire acondicionado. Muchos trabajadores se quejan de que está muy fuerte y tienen frío. Si eres de esos o esas, no te cortes y déjate en la oficina una chaquetita para esos momentos. Los pies en esos casos también suelen quedarse fríos así que tenlo en cuenta y elige calzado de verano pero cerrado, que siempre te protegerá más que unas sandalias por ejemplo.

Si estás buscando trabajo o pensando en cambiar de empleo en Oficina Empleo tenemos miles de ofertas que pueden interesarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *