5 consejos para volver a enamorarte de tu trabajo

 

Dicen que lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Y aunque no siempre sea así -y si no, que os lo digan a quienes estáis esperando o habéis esperado durante mucho tiempo una oferta de trabajo decente o una oportunidad para vuestro primer empleo-, sí es algo que se cumple, por ejemplo, con la ilusión que tenemos por algo (o por alguien). Al principio es fácil tener ilusión, pero lo difícil es poder mantenerla durante mucho tiempo. Y si se trata del trabajo, más todavía.

como enamorarte del trabajo

¿Cómo podemos volver a enamorarnos de nuestro trabajo? (iStock)

Si has perdido la ilusión por tu trabajo, no debes desanimarte. Todo lo contrario. Míralo como una oportunidad para recuperarla. Estos consejos sobre cómo enamorarte del trabajo de nuevo te pueden ayudar a conseguirlo.

 

1. Reflexionar sobre las causas

¿Te has parado a pensar cuáles pueden ser los motivos por los que has perdido la ilusión por tu trabajo? Nunca es tarde para hacerlo y (casi) siempre es una buena manera de buscar soluciones para recuperarla. No es igual que la causa sea externa (la exigencia de nuestro jefe, el mal ambiente laboral, las precarias condiciones económicas…) a que sea interna (un mal momento personal, por ejemplo) . Detectar las causas es el primer objetivo que debemos marcarte para recuperar la ilusión por tu trabajo.

 

2. Cambiar tus rutinas

Una de las causas más comunes por las que perdemos la ilusión por nuestro trabajo es la monotonía derivada de hacer todos los días las mismas cosas y de la misma manera. ¿Podemos hacer algo para cambiarlo? Depende del empleo que tengamos. Si es un trabajo más o menos mecánico, lo tendremos más difícil que en un trabajo más creativo, pero al menos podemos cambiar algunas rutinas para que todos los días no nos parezcan iguales -un día nunca es igual a otro, aunque a veces nos lo pueda parecer-, como cambiar el orden de nuestras tareas o, si el trabajo lo permite, probar una forma diferente de cumplirlas.

 

3. Cuidar más tu vida personal

Pocas veces nos damos cuenta de que la relación que existe entre nuestra vida laboral y nuestra vida personal no sólo tiene una dirección. Nos explicamos. Nuestra vida profesional no sólo influye en nuestra vida personal por los problemas del trabajo que podamos arrastrar en casa o por la falta de tiempo libre; también es nuestra vida personal la que influye en nuestro trabajo, por muy profesionales que seamos. De la misma manera en la que estar felices con el trabajo nos ayuda a estar felices fuera, estar a gusto con nuestra vida personal nos ayudará a estarlo también en el trabajo.

 

4. Formarte

La formación no sólo nos ayuda a mejorar como profesionales -y, lo más importante, como personas-, sino que también es una buena manera de recuperar la motivación que tal vez hemos ido perdiendo por el camino. Aprender nuevas cosas y ponerlas en práctica nos ayudará a recuperar la ilusión en el trabajo.

 

5. Mejorar tu vida social

Ir de casa al trabajo y del trabajo a casa un día tras otro, sin tener ninguna otra actividad en tu tiempo libre, acaba con la ilusión de cualquiera. Y no sólo en el trabajo, sino también en casa. Tomar algo con los compañeros del trabajo, quedar con nuestros amigos, practicar deporte (o hacer ejercicio de forma regular, como caminar) o dedicar tiempo a alguna afición seguramente hará que lleguemos al trabajo más felices. Y a casa, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *