6 trucos para calmar los nervios en una entrevista

Estar nervioso/a ante una entrevista de trabajo no sólo es totalmente normal sino que además es bueno. Significa que tienes la opción de conseguir un puesto de trabajo o de cambiar a uno mejor y que se han interesado por tu perfil. Eso ya es todo un logro en estos momentos.

entrevista

No tomar bebidas estimulantes y descansar bien la noche anterior te ayudarán a calmar los nervios, pero eso no será suficiente para que mantengas la calma necesaria. Por eso te damos otros 6 consejos para lograrlo:

1. Llegar sin prisas

Si llegamos tarde a la entrevista de trabajo es probable que nos descarten incluso antes de empezar. Está en nuestras manos salir con antelación de casa y llegar con calma a la entrevista. Si salimos con el tiempo justo o no tenemos claro cómo llegar al lugar donde nos han citado llegaremos atacados de los nervios y empezaremos con mal pie la entrevista.

2. Estudiar tu currículum

No hace falta que nos aprendamos de memoria nuestro currículum, pero sí tener claro qué cosas nos interesa destacar para optar a ese puesto de trabajo en concreto. El entrevistador ya habrá leído tu currículum e incluso puede que lo tenga delante, así que quedaremos mal si nos pregunta por alguna experiencia previa y ve que tenemos dudas.

3. Estudiar al ‘rival’

Toda información que tengas sobre la empresa que ha contactado contigo, por pequeña que sea, te ayudará a quitarte preocupaciones de la cabeza. Conocer previamente a qué se dedica esa empresa y qué perfil profesional están buscando nos será de utilidad para preparar mejor el momento de la entrevista y resaltar nuestras capacidades, así que no dudes en buscar información en Internet.

4. Intuir qué nos pueden preguntar

Uno de los temores más comunes en una entrevista de trabajo es que nos pregunten por algo que no dominamos. Y eso es algo que pasará muy probablemente, pero no debes agobiarte. Dedica un tiempo a pensar cuáles pueden ser las preguntas más incómodas que te pueden hacer (tu nivel de inglés, largos períodos sin trabajar, poca experiencia o la causa de tu último despido, por ejemplo) y cuál puede ser la mejor respuesta para cada una de ellas.

5. ¿El salario? Que hablen ellos

El sueldo que nos pueden ofrecer también es un motivo de inquietud antes de la entrevista. Para quitarte nervios de encima, piensa que son ellos los que sacarán el tema y que tendrás tiempo después para valorar si la propuesta económica te satisface o no. En el peor de los casos, aunque el salario sea bajo y no tengas opción de negociar, podrás intentar que revisen tus condiciones en un futuro cercano.

6. Ensayar previamente la entrevista

Es muy positivo hacer un ensayo previo de la entrevista con nuestra pareja o un amigo que haga el papel de entrevistador después de haber leído tu currículum. Esto nos servirá para preparar bien ese momento y afrontarlo con más tranquilidad. Y también para saber qué aspectos debemos mejorar para tener éxito en nuestra entrevista.

Regístrate en OficinaEmpleo si te parece interesante el contenido y recibe nuestra newsletter y alertas de empleo donde encontrarás ofertas de trabajo por sectores y provincias:

Comentarios
  1. vucky
  2. Miguel
  3. AnnaMª Belso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *