Trabajar sin contrato: qué debes tener en cuenta

Las crisis económica de los últimos años han provocado, como causa más visible, la destrucción de miles de empleos en España, pero también ha tenido otras consecuencias negativas y no tan visibles, como la reducción de los salarios y la proliferación de irregularidades en la contratación de los trabajadores.

Riesgos de trabajar en negro (istock)

Riesgos de trabajar en negro (istock)

Antes de explicar las graves desventajas que supone trabajar sin contrato, tanto para los trabajadores como para las empresas, hay que tener claro que en muchas ocasiones el trabajador no tiene otra alternativa más que aceptar unas condiciones de trabajo ilegales si quiere tener ingresos. Es decir, que en la mayoría de los casos no es el trabajador el que decide trabajar sin contrato.

Las ventajas de trabajar sin contrato son escasas y no compensan en comparación con las desventajas que supone y con las sanciones a las que se expone el trabajador, en el caso de que esté recibiendo por ejemplo una prestación por desempleo, y sobre todo el empresario, que corre el peligro de recibir una dura multa en una inspección de trabajo. Si nos fijamos en la cuantía de las sanciones, quien más tiene que perder al tener a alguien trabajando sin contrato es, por regla general, el empresario y no el trabajador.

De hecho, las ventajas de trabajar sin contrato se reducen prácticamente al ahorro del pago de los seguros sociales del trabajador, desde el punto de vista del empresario, y a un posible aumento en los ingresos del trabajador y a la exención del pago del IRPF y de la presentación de la declaración de la renta, desde el punto de vista del trabajador sin contrato.

A partir de aquí, todo son desventajas. El trabajador sin contrato no estará dado de alta en la Seguridad Social, por lo que no cotizará por su trabajo con el consiguiente perjuicio para futuras prestaciones, como la de desempleo o la de jubilación. Además, trabajar sin contrato implica que el trabajador no tiene derecho a cobrar en caso de baja, enfermedad o accidente ni tendrá derecho al cobro de una indemnización si es despedido.

En teoría, si una inspección de Trabajo demuestra que una persona está trabajando sin contrato, se entiende que ese trabajador pasa a ser contratado por la empresa con carácter indefinido y a jornada completa, salvo que la naturaleza de su trabajo implique una jornada a tiempo parcial.

Otra práctica ilegal pero también frecuente en España es la de cobrar en negro una parte del salario, a diferencia del trabajador sin contrato que percibe todo su salario en negro. En esos casos, el trabajador sí tiene contrato y está dado de alta en la Seguridad Social, pero cobra una parte de su sueldo en dinero negro y, por tanto, su cotización es menor de la que realmente está generando. Aquí también el empresario está expuesto a una dura sanción económica en mayor medida que el trabajador.

En Oficina Empleo te damos la posibilidad de que veas los cientos de procesos de selección que tenemos publicados para trabajar en formación o el sector que más se adapte a ti. Así podrás consultar ofertas de trabajo de camarero en Sevilla, pintor en Madrid o contable en Bilbao. ¡Entra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *