Lo que tus manos dicen de ti en una entrevista de trabajo - Oficina Empleo

Lo que tus manos dicen de ti en una entrevista de trabajo

Hace unas décadas la psicóloga americana Flora Davis realizó junto a otros compañeros una investigación cuyo resultado plasmó en su libro La comunicación no verbal, uno de los pocos documentos que existen sobre esta materia.

comunicación no verbal

Las manos, junto a los gestos de la cara o la postura corporal, son las que más pistas dan sobre nuestra personalidad y estado de ánimo, debido a lo poco conscientes que somos de su uso. Por eso los reclutadores se fijan tanto en ellas. Os dejamos algunas ideas relacionadas con lo que comunican las manos esperando que os sean de utilidad en las entrevistas de trabajo. Algunas cosas seguro que os sonarán.

En su libro, Flora Davis dedicaba un capítulo justo a explicar lo que comunicamos con el movimiento de nuestras manos o con la posición de las mismas. Y en él contaba cómo cada persona o incluso cada etnia puede tener su propia forma de comunicar con las manos, sin embargo, hay algunos gestos que son comunes a  todos y probablemente más de uno se sienta identificado.

Por ejemplo, el movimiento constante de las manos o el tamborileo de los dedos sobre la mesa indican un claro nerviosismo o incomodidad con el individuo que tenemos enfrente. En una entrevista de trabajo es importante ir tranquilo, pero si no lo estamos, será necesario tratar de controlar estos movimientos para no delatarnos.

Una forma de acercarse a la otra persona al tiempo que parecemos sinceros es enseñar las palmas de las manos a la hora de hablar. Por el contrario, si permanecemos con las manos unidas todo el tiempo o las dejamos ocultas bajo la mesa, nuestros interlocutores pensarán que tenemos algo que ocultar y esto no dará buena imagen de nosotros en una entrevista.

Es importante entender la importancia de lo que comunicamos pues hasta la temperatura corporal puede dar pistas sobre nuestro estado de ánimo: unas manos templadas o calientes dirá de nosotros que estamos tranquilos y seguros; las manos frías, denotan e stress y nerviosismo.

La falta de seguridad en uno mismo se distingue también por la separación de los dedos de las manos al expresarnos. Cuanto más inseguros estamos de lo que contamos más juntos estarán. También es habitual jugar con el anillo o los papeles a nuestro alcance. Unir las yemas de los dedos de ambas manos dará énfasis a nuestra explicación y a la vez resultará más creíble.

En cuanto a la higiene de las manos, es lógico que su presencia o ausencia revele parte de nuestra personalidad. Así, una persona nerviosa será más fácil de identificar si se come las uñas. Unas manos limpias y con las uñas cortas darán mejor impresión sobre nosotros.

Comentarios
  1. maribel
  2. maria antonia

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *